martes, 19 de marzo de 2013

"El Puente Sobre el Río Kwai y Rebelión a Bordo"




El Puente Sobre el río Kwai y Rebelión a Bordo, son dos películas que destacaría, de entre las rodadas en su época, en color, como superproducciones de cine bélico o de aventuras. Ambas son de esas producciones perfectamente realizadas, con un extraordinario cartel de actores tanto principales como secundarios, y que resultan entretenidas desde el primer minuto hasta el último, con villanos un tanto histriónicos, pero que imprimen el morbo y la tensión suficiente a lo largo de la pélicula. A mi por lo menos, son las dos que más me han gustado y entretenido de entre las de esta categoría.

 Ambas tienen el sello de las superproducciones de la época, nada que ver con las actuales. Así  mismo, aunque se enmarcan en momentos históricos concretos, sus protagonistas no tienen nombres propios verídicos (aunque seguro existieron con otros nombres) y por tanto no tienen la carga histórica de otras producciones similares, lo que da más flexibilidad a las situaciones y a la personalidad de los protagonistas, con excelentes resultados. En cualquier caso, son dos ejemplos de como el buen hacer y el talento superan con creces a los mejores efectos especiales de algunas de las películas actuales."Master and Comander, al Otro Lado del Mundo" es uno de los escasos ejemplos de entre las películas actuales de aventuras que, sin grandes pretensiones, puede estar a la altura (rodada en 2003 por Peter Weir, director de películas todas ellas con buena nota como El Club de los Poetas Muertos, Unico Testigo o El Show de Trumman)

Curiosamente, ambas películas tienen como eje el enfrentamiento entre dos personalidades, al hilo del cual se desarrollan todo tipo de situaciones que mantienen la tensión en todo momento.

El Puente sobre el río Kwai, dirigida en 1957 por David Lean, y premiada con 7 oscars, se desarrolla en un campamento japones con prisioneros del bando aliado, en el sudeste asiático, durante la II guerra mundial. Al mando del campamento está el coronel Saito, un fanático dispuesto a cualquier cosa con tal de cumplir con su mandato, la construcción en plazo del puente usando como mano de obra a los prisioneros del campo, entre los que se encuentra un batallón británico comandado por el coronel Nicholson, que también raya en el fanatismo en el cumplimiento de su deber, e interpretado por Alec Guiness. El conflicto surge cuando el japonés pretende que los oficiales prisioneros realicen trabajos manuales junto con la tropa, a lo que se opone el inglés, por estar en contra de los tratados internacionales. En torno a este pulso surgen todo tipo de castigos y situaciones. Por otro lado, desde fuera del campo, otro comandante inglés no menos fánatico, encabeza una misión de sabotaje del puente, con la ayuda de un americano fugado del campo, interpretado por William Holden.

Como no podía ser menos, Alec Guiness nos ofrece un festival interpretativo en el que no faltan sus habilidades gestuales y mímicas, de  las que el siguiente corte, con el coronel Saito, es un buen ejemplo:








En Rebelión a Bordo, dirigida en 1962 por Lewis Milestone, y secuela de una primera versión interpretada por Charles Laughton, el enfrentamiento surge en un barco de la armada británica, La Baunty, con misión de traer una planta de las islas del pacífico para cultivarla y alimentar a los esclavos americanos, todo un encarguito. El capitan Bligh, al mando, interpretado por Trevor Howard, es un ambicioso trepa, que ve en esta misión una ocasión para ascender en el escalafón, y no duda en aplicar con  tiranía el reglamento de la marina para conseguir su objetivo. Por desgracia para él, el almirantazgo le designa como segundo de abordo a un oficial de abolengo, más preocupado por cuestiones de honor y de alcurnia que por el trabajo duro, interpretado por el gran Marlon Brando. La tensión entre ambos, así como en la tripulación, irá aumentando a medida que el capitán no duda en aplicar toda su tiranía, con castigos cada vez más severos.

Aquel año, los premios de la academia fueron para Lawrence de Arabia, pero sin duda esta es una gran película, entretenida e ilustrativa de cuales eran las costumbres y condiciones de vida en la armada británica de la epoca. Destacan además la gran interpretación de actores secundarios como Richard Harris o Gordon Jackson.

Dos propuestas para pasar una tarde entretenida, y aunque ambas películas tienen un metraje extenso, su visión no se nos hará larga.










viernes, 30 de marzo de 2012

DIEZ AÑOS SIN BILLY WILDER

Esta semana se ha cumplido el décimo aniversario de la muerte de Billy Wilder.

Con tal ocasión recordamos un par de artículos que en su día dedicamos en el blog a películas de este maestro.

EL APARTAMENTO

TESTIGO DE CARGO

Nos quedan en el tintero, lo sabemos, otras muchas obras de Wilder, que, como hemos visto, lo mismo hacía una genial comedia que una película de intriga, o de género negro como Perdición.

Algún día hablaremos también de "Some like it hot" ("Con faldas y a lo loco"). A este respecto, me viene a la memoria una frase de Wilder cuando le preguntaron acerca de los retrasos de Marilyn Monroe al presentarse a los rodajes y su falta de formalidad. Él comentó que tenía una anciana tía que era mucho más fomal y que seguramente  estaría dispuesta a estar como un clavo todos los días a la hora prevista. "Pero¿Quién querría verla?", dijo.
Os dejo con una muestra más del sentido del humor de este grande del cine: su lápida, que reza "Soy escritor pero NADIE ES PERFECTO."

domingo, 22 de enero de 2012

Star Wars Uncut

Aunque normalmente no solemos hablar de noticias de actualidad, me ha parecido interesante comentar que, después de un par de años de trabajo, hace unas horas que ha visto la luz este curioso experimento llevado a cabo con la primera parte (Episodio IV) de "Star Wars. A new hope" (1977): Star Wars Uncut.

Se ha procedido a dividir la película original en 472 trocitos de 15 segundos, que han sido posteriormente elegidos por cientos de seguidores de la saga para realizar una personal adaptación casera de cada uno de esos cortes, siempre siguiendo fielmente la película original. Luego se ha unido cada una de las contribuciones y, como diría Juan Tamarit, "tacháaaaaaaaan", este es el resultado.
De esta manera, tan pronto vemos una escena hecha con Lego como con personajes reales disfrazados o con caretas, personajes de Toy Story, escenas de dibujos animados e incluso algunos efectos especiales caseros más que conseguidos.

El resultado puede que sea cine o no, gustará o no, pero creo que, además de curioso, es divertido y todo un derroche de imaginación. Ningún seguidor de la saga debería dejar de echarla un ojo.

Para finalizar, comentar que cuenta con el beneplácito de George Lucas y que, en tan sólo unas horas, está siendo una explosión de visitas y visionados de la película.

Os dejo a continuación, para los más fans, la película entera (ya sólo el principio con lo de la 20th Century Fox y las espadas láser, el guiño a Twitter, etc, promete diversión e imaginación..., es más, creo que incluso los menos fans deberían intentar ver los primeros 5 o 10 minutos, por lo menos).


 ... y para los tan sólo curiosos, el trailer:


De momento sólo está en inglés, aunque supongo que en no mucho tiempo alguien se encargará de ponerle la banda en español. ¡Así practicamos English!

May the Force be with you!

domingo, 15 de enero de 2012

Chaplin


Me comentaba José Luis que se hecha de menos a alguien en este blog, titulado "cine y recuerdos". Y es que si hay alguien que encarne esas dos palabras, además de otras como una sonrisa, una carcajada, y porqué no, una lágrima, ese es nuestro admirado Charlie Chaplin. No creo que haya nadie que haya visto todas o algunas de sus películas que no haya hecho un hueco en su corazón no solo para estas, si no también para el propio personaje

Charlot es algo, que para los de nuestra edad, forma parte de nuestra vida. Recuerdo de mi infancia, que había un señor con bigote y sombrero, un bastón y zapatos muy grandes, que salía mucho en la televisión, "Charlot", que me hacía algo reir, pero todvía no mucho, ya que todavía era yo muy pequeño para entender en toda su dimensión su humor. Después, un día de navidad amaneció con una conmoción general, en portadas de periódicos e informativos, porque Charlie, el inventor de la risa para todos, se nos había ido, creo que mientras dormía, dejando un hueco insustituible.

Yo creo que la prueba de la grandeza  de su obra es que formó parte de los fundadores del cine, despues no sólo sobrevivió al comienzo del cine sonoro, sino que hizo varias obras maestras, adelantandose a la historia, y además, si ves hoy cualquiera de estas películas, sobreviven el paso del tiempo... Todo un genio, nadie más ha sido capaz de hacer esto.  

Incluso tuvo la generosidad de interpretar un papel que a él no le había tocado vivir, pero sí a muchos de sus compañeros del cine mudo, encarnando en Candilejas a un un cómico en decadencia tras un pasado exitoso. Esta película, además de enternecedora y divertida, es el mejor homenaje que pudo hacer a algunos de sus antiguos compañeros, como Buster Keaton, con el que además comparte una divertidísima actuación.





De sus películas mudas podemos destacar muchas, como El chico, Luces de la Ciudad, Tiempos Modernos,... pero si hay que destacar alguna, para mi gusto, y sólo por destacarla, porque todas son obras maestras, quizas sea La Quimera del Oro, en la que podemos encontrar ingredientes de lo que hoy podemos llamar cine de aventuras, comedia, incluso cine fantástico, con efectos especiales, los que había en esa epoca.








En la Quimera del Oro se nos narran las peripecias de Charlot inmerso en la fiebre del oro en Alaska, buscando su particular filón. Las condiciones extremas de supervivencia, dan juego para todo tipo situaciones que Chaplin nos cuenta con su particular visión, y se convierte en una sucesión de escenas inolvidables como esta, en la que Charlot y Big Jim, aislados en una cabaña por la nieve, y superados por el hambre, prueban a comerse, despues de cocerla y todo, una bota. Charlot se comporta como si estuviera en un restaurante de lujo, ante la atónita mirada de su compañero:





No me resisto a poner otro trozo de la película que ilustra como Chaplin aprovecha cualquier situación absurda para hacernos reir. En este caso, en el minuto 1 y 20 segundos del corte, Charlot, que está ya impaciente por la llegada de su amada, que ya tarda, recibe en su lugar la visita de un asno que merodea por el lugar en busca de algo que comer:

                                        

El anterior corte también incluye el famoso baile de los panecillos. En fin, que desde aquí animo al que no la haya visto a hacerlo, si quiere disfrutar de una película pionera, llena de situaciones asombrosas y al más puro estilo Charlot.

En El Chico nos narra las periecias que corre junto con un niño huerfano, del que se hace cargo, luchando por la supeirvivencia en la calle. La relación complicidad entre ambos nos deja un poso inborrable, y probablemente tenga algo de autobiagráfico, ya que él tuvo una infancia de extrema pobreza.

Pero Chaplin, como todos los cómicos, era un psiconalista, buen conocedor de las debilidades humanas, y capaz de desnudarlas magistralmente, en películas como Tiempos Modernos, El Gran Dictador o Monsieour Verdoux, donde interpreta a un asesino de ancianas con doble vida.





 
Sin embargo uno de los aspectos comunes a la mayoría de sus películas, es la visión sentimental y romántica de la vida, siempre con el transfondo de la realidad, que muchas veces es bastante cruda. Un claro ejemplo de esto es Candilejas, película por la cual es recordado por el gran público como productor de cine sonoro. En ella interpreta a un aclamado payaso en otro tiempo, que ha perdido la gracia, hasta que el encuentro con una joven a la que salva la vida y apadrina le hace revivir su profesión. Las actuaciones de Calvero en todo momento nos recuerdan a Charlot. Para esta película compuso además su famosa y peadiza banda sonora








Aqui os dejo el núnero que interpretó con Buste Kaeton en Candilejas, al más puro estilo Clown:


                                        

En fin, termino ya diciendo que su obra ocupa un espacio insustituible en el cine, que daría y ha dado para escribir cientos de páginas, pero sirva esta breve exposicíon como homenaje y recuerdo a nuestro querido Charlie Chaplin



viernes, 25 de noviembre de 2011

Películas del Oeste (II): John Ford


Coppola se puso el "Ford" en su honor, Orson Welles dijo que sus tres directores favoritos eran Ford, Ford y Ford, Steven Spielberg mantiene que Centauros del desierto es la mejor película de todos los tiempos, ... Sin duda John Ford ha sido el director más influyente de la historia del cine.

¿Qué decir de Ford que aporte algo nuevo? Es casi imposible hablar de uno de los más grandes directores de la historia del cine sin repetir lo ya dicho en cientos de libros, documentales, blogs, etc.

Os dejo a continuación un breve clip del documental de Peter Bogdanovich sobre el maestro Ford en el que cuenta alguna anécdota:



Ford es sinónimo de historias épicas, de creación de personajes impresionantes, de mezcla de drama y humor, de paisajes maravillosos, de actores magníficamente dirigidos, ...
Empezó en el cine mudo y obtuvo cuatro Óscars como mejor director (El delator, Las uvas de la ira, ¡Qué verde era mi valle! y El hombre tranquilo), pero ninguna por una película del Oeste, aunque estuvo nominado por La diligencia. Es impresionante leer sus competidores en esa ceremonia de 1939: Frank Capra, Sam Wood, William Wyler y, el ganador, por Lo que el viento se llevó, Victor Fleming. Está claro que eran otros tiempos: la edad dorada de Hollywood.

En cualquier caso, estamos hablando en esta entrada de Westerns, y Ford fue quien consiguió dar entrada a este género entre las grandes categorías del Séptimo Arte. Hubo un tiempo en que los chavales teníamos acceso a estas maravillas los sábados por la tarde en "Primera sesión" de TVE, cuando la relación entre el cine y la televisión era muy distinta. Ahora para ver estas películas hay que irse a horarios intempestivos o cadenas especializadas (no digamos ya si la película en cuestión es una "antigualla en blanco y negro"). Lamentable, pero eso es ya otra historia....

Sin duda, Centauros del desierto (The searchers - 1956) merece un tratado entero. Ya habéis visto lo que opina Steven Spielberg, y coinciden con él en que es una de las cumbres del cine Scorsese, Lucas, ... aunque eso no quita para que en su día no fuera ni nominada a los Óscars, como ya comentamos en Tener y no tener ... Oscar.
Hemos incluido ya en este blog algunas referencias y videos de esta película (como su magistral último minuto en "No entiendo de cine" por lo que incluyo ahora el trailer original (casi podríamos decir que contiene un maravilloso documental de tipo National Geographic):


Simplemente fantástica. ¡Qué personaje el del tío Ethan! Un hombre cabal pero con un lado oscuro. Me encanta la escena en la que todos siguen a caballo hasta que los revientan mientras él para, descansa junto al caballo y, por supuesto, es el primero en llegar con su caballo fresco. Además, he de decir que, quizás, esta es una de las pocas veces en que el cambio de título respecto al inglés me gusta. No sé quien sería el responsable pero, sin duda, quedó maravillado al ver la "premier" en inglés, la épica le llevó a la lírica y de ahí nacería lo de "Centauros del desierto" en vez de "Los buscadores" o "Los rastreadores".
Fort Apache (1948) es otro ejemplo de épica y lírica a la vez, tiene momentos románticos, de lucha, comedia, incluso de baile de salón; de nuevo los escenarios son majestuosos, la composición de los personajes increible, .... Y además cuenta con unos inconmensurables John Wayne y Henry Fonda, acompañados de Shirley Temple y una pléyade de actores de reparto excepcionales (Ward Bond, Victor McLaglen, George O'Brien, ...). Fue la primera película de la trilogía sobre la caballería; luego vendría La legión invencible y Río Rojo.

Os dejo el trailer original en el que podéis ver al Teniente Coronel Owen Thursday (Fonda) y su hija Philadelphia (Temple), junto al Capitán Kirby York (Wayne), al Gran Jefe Cochise, a los entrañables O'Rourke, etc, etc.

 

Para los amigos de los bailes de salón, de la música .... y del cine, os invito a ver la escena del baile. Sencillamente increible. La coreografía, las caras, ... Shirley Temple encantadora, Fonda en su papel de estirado, ....


La diligencia (Stagecoach - 1939) supuso un hito en la historia del cine del Oeste. Ganó dos Oscars, al mejor actor de reparto (Thomas Mitchell como el borrachín Doc Boone), y a la mejor música, y obtuvo otras cinco nominaciones (mejor película, mejor director, mejor dirección artística, mejor fotografía y mejor montaje). No sé si será verdad, pero se dice que Orson Welles vió La diligencia unas cuarenta veces mientras preparaba Ciudadano Kane.

En ella destaca un jovencísimo John Wayne (aunque un buen amigo mío siempre decía que Wayne nació con cara de viejo) dentro de una trama donde personajes muy heterogéneos tienen que unirse para luchar por su vida. Si en Fort Apache teníamos a Cochise aquí se trata de Gerónimo, ambos eran Apaches Chiricauas.

Curiosa la introducción al trailer:


Noticia en la prensa
  Pasión de los fuertes (My darling Clementine - 1946) es otra de sus obras maestras. Narra un suceso real, el famoso duelo en el OK Corral de Tombstone, Arizona, el 16-10-1881 entre los Earp y los Clanton (aunque también participaron Doc Holliday, los McLaury y Billy Clairbourne). Parece que fue el mismo Wyatt Earp el que le contó a Ford su versión de los hechos en Hollywood. El título en castellano es, sin duda, menos prosaico que el inglés pero, en mi opinión, se le fue la mano al "traductor". De nuevo, nos encontramos un elenco de actores fantástico (Fonda impresionante, de nuevo, como Wyatt Earp, Víctor Mature seguramente en  uno de sus mejores papeles como Doc Hollyday, Walter Brennan haciendo "de malo" como el Viejo Clanton), un Monument Valley omnipresente (se recreó Tombstone allí mismo), unos momentos intimistas -como los que os dejo a continuación- que os darán idea de la fuerza de la película... (en esta ocasión he preferido no poner el trailer oficial porque no me gusta demasiado):


De este hecho se han producido otras tres películas: Duelo de titanes (1956) con Burt Lancaster y Kirk Douglas, Tombstone (1993) con Kurt Russell y Val Kilmer, y Wyatt Earp (1994) con Kevin Costner.


La legión invencible (1949 - She wore a yellow ribbon). ¡Otro peliculón! La segunda de la trilogía sobre la caballería. La única rodada en color, en un increíble color que dio otra imagen de Monument Valley y de paso el Oscar a la mejor fotografía. Momentos muy íntimos como el Capitán Nathan (Wayne) hablando a su esposa muerta en un cementerio a la hora del ocaso con un color rojo que lo impregna todo, momentos dramáticos, momentos cómicos con Victor McLaglen siempre preocupado por la bebida, la escena del reloj, ... son incontables. Aquí Wayne -a sus treinta y tres años- hace el papel de un capitán de caballería a punto de jubilarse, por lo que, quizás, sí que tenía razón al final mi amigo...

No he encontrado el trailer en buenas condiciones (si aún así alguien lo quiere ver, puede >>>aquí<<<), pero en cambio os dejo una buena recopilación de escenas con el fondo musical del tema principal. ¡A disfrutar!




El hombre que mató a Liberty Valance (The man who shot Liberty Valance - 1962) es otro compendio de cine. Destacan, como no, James Stewart y John Wayne de nuevo, y un brutal Lee Marvin; y podemos ver, además de a Vera Miles, a Lee Van Cleef haciendo de malo ... como casi siempre. Es un Western, de alguna manera, triste. Seguramente esto es lo que algún repipi gusta en llamar "Western crepuscular" ...

No quiero destriparla, por lo que sólo diré que la historia se cuenta a través de flashbacks y tiene escenas memorables de todo tipo. En el trailer que sigue, se pueden ver unas cuantas, incluida la del filete.



Hay más, pero yo creo que con estas seis vamos bien. Verlas así, todas juntas, parece un homenaje a The Duke (John Wayne) y a Monument Valley (Arizona/Utah, USA), omnipresentes ambos en las mismas.

Para terminar, no quisiera repetir lo dicho en la primera parte de este monográfico (>>>ir<<<) en relación a los temas, los valores, la estética, los paisajes, los iconos, los hechos históricos, .... Es evidente que hay motivos de sobra para estar enamorado de estas películas.

En fin, como dice el periodista de El hombre que mató a Liberty Valance cuando se niega a imprimir la verdad que le cuenta el senador Ransom:

"Si la leyenda se convierte en verdad, cuenta la leyenda"